EL PODER DEL ARTE en tiempos de crisis.

Mesa de diálogo

Nona Fernández – Sebastián Calfuqueo – María paz González

Modera: Marisol García

Jueves 1 de abril / 18:00 horas / ftbstreaming.tv

Luego del Estallido Social los modos de vida quedaron en evidencia. La dignidad emergió como símbolo. La disputa se tradujo en quienes buscaban sostener esos viejos modos y las nuevas formas que comenzaron a poner en jaque la cotidiana costumbre de entender el mundo. A más de un año del 18-0 y en medio de una pandemia, las preguntas continúan rondando. Diversas voces han emergido para intentar dar respuesta a lo que comienza a emerger.

Actores secundarios, escolares, universitarios, minorías sexuales, pueblos originarios, han evidenciado que el poder de las micropolíticas es mayor del que imaginábamos, permitiéndonos entender que la forma de relacionarnos y la aceptación y visibilidad de la singularidad son espacios políticos fundamentales para pensar nuestro futuro. Hoy, cuando todo ha quedado desmantelado: símbolos, nombres y los viejos modos de construcción social, el campo social espera las nuevas formas de construcción. La sensibilidad, que parece incluso un término naif, es fundamental en este aspecto. La ofensiva es sensible, en el sentido que se necesitan nuevos lenguajes, imágenes y símbolos que permitan decir lo que ya no cabe en las palabras acostumbradas. Pensar de otra manera, requiere sentir de otra manera. Las técnicas de gestión de la sensibilidad constituyen una pieza central. Se trata, como escribió el filósofo argentino, Diego Sztultwark, de una acción micropolítica casi imperceptible, que actúa en un momento “anterior”, a la escena de la política visible.

El arte se ha convertido, en este escenario, en la posibilidad de encontrar ese momento anterior en el que existe un mundo de símbolos posibles. Las proyecciones lumínicas de Delight Lab, quienes han sintetizado las principales demandas sociales; las protestas contra los monumentos colonialistas, o la resignificación de los espacios públicos, como Baquedano, por Dignidad; solo son una muestra de que el campo crítico y artístico, ha comenzado a escribir las nuevas formas de vida. El espacio público se transformó en el territorio que, simbólicamente, comenzó a representar el cambio. En ese encuentro multitudinario, la idea de ágora se instaló en Plaza Italia. En su refundación encontró la Dignidad como motor de su resignificación, donde el cambio de color de estatuas, por acción de los mismos manifestantes; la búsqueda de un nombre, por el que parece resumir las demandas; la intervención y creación de nuevos monumentos, como el Perro Mata Pacos o tótems de madera; la aparición de nuevos actores en los centros, como los mapuches y sus banderas, las feministas y sus consignas, o los artistas y su acción; la ocupación del centro por sectores invisibilizados históricamente, como La Victoria, o Lo Hermida; o la generación de nuevos íconos locales, como Las Tesis, Tía Pikachu, Pareman, Nalcaman, o El estúpido y sensual Spiderman; comenzaron a alimentar la ciudad de nuevas perspectivas, imaginarios y formas de relacionarnos

Es por esto que el Festival de Teatro del Biobío busca visibilizar las problemáticas que los artistas han comenzado, con anterioridad, a dar respuesta. A través de las interrogantes planteadas por la periodista e investigadora Marisol García, la escritora, dramaturga y actriz, Nona Fernández, desde la memoria, nos conducirá a entender ese mundo que cayó en crisis; el artista visual y performer, licenciado y magister en artes visuales, Sebastián Calfuqueo, expondrá los discursos, disputas y reivindicaciones que existen en las micropoliticas que han puesto en crisis el estatus social, cultural y político de nuestro país; y la directora, guionista y poductora, María Paz González, reflexionará a través del mundo de la ficción, investigación y el documental como herramienta crítica de representación de la realidad.

El conversatorio “El poder del arte en tiempos de crisis” será una oportunidad para oír, dialogar y discutir cómo el mundo sensible, minorías y excluidos de siempre, juegan un rol fundamental en el actual y futuro momento de Chile.

 

Nona Fernández es actriz y escritora. Como escritora ha publicado diversos libros entre los que destacan las novelas Mapocho (2002), ganadora del Premio Municipal de Literatura, Space Invaders (2013), finalista del National Book Award, Chilean Electric (2015), ganadora del premio Mejores Obras Publicadas del Consejo Nacional del Libro, y La Dimensión Desconocida (2016), distinguida con el Premio Sor Juana Inés de la Cruz, otorgado por La Feria del Libro de Guadalajara. Sus trabajos han sido traducidos al inglés, francés, alemán, italiano y sueco.

Como actriz es parte de la compañía La Pieza Oscura. Ha trabajado principalmente en su colectivo, con el que ha montado El Taller (2012), Premio Altazor y Premio José Nuez Martín a la mejor dramaturgia, y Liceo de Niñas (2015), ambas obras de su autoría.

 

Sebastián Calfuqueo (Santiago, Chile, 1991) vive y trabaja en Santiago de Chile.

Licenciade y Magister en Artes Visuales de la Universidad de Chile.

Es parte del colectivo mapuche Rangiñtulewfü y Yene revista.

De origen Mapuche, su obra recurre a su herencia cultural como un punto de partida para proponer una reflexión crítica sobre el estatus social, cultural y político del sujete Mapuche al interior de la sociedad chilena actual. Su trabajo incluye la instalación, la cerámica, performance y el video, con el objetivo de explorar tanto las similitudes y las diferencias culturales como los estereotipos que se producen en el cruce entre los modos de pensamiento indígenas y occidentalizados, y también visibilizar las problemáticas en torno al feminismo y disidencias sexuales.

Su obra ha sido exhibida en Chile, Perú, Brasil, México, Estados Unidos, Alemania, España, Reino Unido, Suecia, Suiza y Australia. Exhibiciones recientes incluyen presentaciones individuales en Galería 80m2 Livia Benavides, Galería D21, Galería Metropolitana, Parque Cultural de Valparaíso y el MAC -Museo de Arte Contemporáneo- de la Universidad de Chile, Quinta Normal, en Santiago de Chile.

Ganadore del Premio de la Municipalidad de Santiago en 2017 y del Premio de la Fundación FAVA en 2018.

 

María Paz González

Directora, guionista y productora. Dirigió el documental «Hija» (2011) y debutó en la ficción con “Lina de Lima” (2019), película estrenada en el Festival de cine de Toronto y ganadora ese año de la Competencia Nacional del Festival de cine de Valdivia. Es co-guionista y productora de “El Viaje espacial” (2019), co-guionista del documental “Visión Nocturna” y productora del documental “Robar a Rodin”. En Chile se desempeña actualmente como docente en áreas de investigación, escritura y dirección cinematográfica.  

 

Marisol García

Periodista independiente, especializada en la escritura, investigación y entrevistas sobre canción popular. Desde 1995 colabora con diarios, revistas y radios de Santiago, y ha trabajado en tareas de investigación para documentales, libros y exposiciones en museos y bibliotecas. Ha sido también consultora de importantes bandas sonoras de cine chileno (Una mujer fantástica, Gloria y Gloria Bell, entre otras).

Es coeditora del sitio enciclopédico MusicaPopular.cl y parte del equipo que anualmente organiza el Festival IN-EDIT Chile, dedicado al cine y documental musical. En 2019 fue distinguida con un Premio Pulsar al Fomento de la Música y el Patrimonio.